Conducir moto: ¿qué nos pasa si viajamos cansados? - Noticias AMV Argentina

Conducir moto: ¿qué nos pasa si viajamos cansados?

Comentarios Consejos AMV

Compartido

* El cansancio, al conducir moto, bloquea nuestra atención y percepción.

* Si manejamos con estrés, cualquier dificultad nos vuelve más ansiosos y tensos.

* Se puede conducir moto por largos tramos, si se hacen descansos periódicamente. 

Conducir moto: un motorista sale a la ruta.

Salir a conducir moto cansados significa enfrentar el tránsito en un estado de gran vulnerabilidad. “Yo aguando”. “No me doy cuenta hasta que llego”. “Si me van hablando, no me duermo”. La fatiga nos envuelve y, sin darnos cuenta, dejamos de percibir señales e información del entorno básica para poder viajar seguros.

 

Adormecidos e incómodos

Después de manejar cuatro horas sin parar, el cansancio provocado por este esfuerzo puede dejarnos con síntomas similares a los que experimentaríamos si hubiéramos tomado alcohol. Así lo explica el manual de recursos para reflexionar sobre la salud en el tránsito, del Programa de Fortalecimiento de la Seguridad Vial, de los ministerios de Educación e Interior.

También notaremos que no nos será fácil continuar haciendo las numerosas y pequeñas operaciones que implican conducir moto, como mantener la velocidad o la trayectoria. La fatiga diluye nuestras habilidades para trabajar o hacer cosas, reaccionamos lentamente y nos equivocamos. Caemos en un estado de aletargamiento general.

Lo que pasa con nuestra atención también es preocupante. No percibimos con claridad lo que sucede, los cambios, las señales. Nuestro estado de alerta disminuye. No podemos responder con celeridad a las demandas de la conducción ni tampoco anticiparnos. Hay, además, un deterioro en nuestra capacidad de ver que estamos cansados, advierte el manual.

A nivel físico, un conductor fatigado tiene rigidez en la nuca, dolor de espalda, la mirada fija y no puede concentrarse. La somnolencia lo hace viajar adormecido, bosteza, siente pesados sus párpados y pasa por “períodos de ausentismo al volante”.

Poner la radio, comer algo dulce o hacer que entre aire no lo ayudarán. El mejor consejo es parar y dormir  al menos 20 minutos, recomienda el manual. Si el cansancio, es ligero se puede caminar un poco para que circule la sangre y beber agua para hidratarse.

 

Con estrés, tampoco

El estrés es otro elemento que puede exponernos a grandes riesgos mientras conducimos. Cualquier dificultad que se nos presente en el camino no hará otra cosa que aumentar nuestra tensión y ansiedad. No estamos en condiciones de resolver problemas por más insignificantes que parezcan.

Los atascos, las luces, alteraciones en el recorrido pueden sobrepasarnos y llevarnos a cometer imprudencias como respuesta. Lo mejor antes de conducir moto es verificar que estemos descansados y serenos para poner atención en la conducción y, en caso de emprender largos trayectos, hacer pausas periódicas para recuperarnos.

 

Compartido

3 Responses to Conducir moto: ¿qué nos pasa si viajamos cansados?

  1. […] Conducir moto: ¿qué nos pasa si viajamos cansados? […]

  2. […] Conducir moto: ¿qué nos pasa si viajamos cansados? […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blog de motos

Sobre AMV

¿Tenés otra info o sugerencias?

Si querés informarnos alguna novedad, fechas de eventos, motoencuentros o salidas, podés hacerlo enviando la información a nuestro email marketing@amv.com.ar. ¡Gracias por tu colaboración!

Escribinos


Categorías moto

Enlaces

Suscribite al blog

Y recibí en tu email nuestros post más destacados.

Podés consultar nuestra política de privacidad